Peeling químico

Peeling químico

El peeling consiste en la eliminación de una parte de la epidermis o dermis para conseguir una regeración posterior de los tejidos. 

Esta técnica elimina manchas cutáneas, pequeñas arrugas y aporta la luminosidad de la piel que se ha ido perdiendo por la acción del sol, la fatiga, el estrés o por el proceso natural del envejecimiento.

En general el peeling mejora la calidad de la piel y aumenta la producción de colágeno y elastina, componentes esenciales para mantener la piel suave y firme.

INDICACIÓN
Es un tratamiento indicado para aquellas pieles que tanto por su aspecto como por su color y textura sufren signos claros de envejecimiento.
También está indicado en manchas pigmentadas o seniles, arrugas finas, poros dilatados, pequeñas cicatrices o secuelas de acné.
Se puede tratar la cara, cuello, escote, manos y en general cualquier zona corporal.

TRATAMIENTO
En la mayor parte de los casos es necesaria una adecuada preparación de la piel antes de la primera sesión mediante cremas específicas o tratamientos de estética especializados, para poder establecer una buena hidratación, reparación y protección solar.
Son diversos los productos que pueden utilizarse: ácido glicólico, ácido salicílico, ácido mándelico, tricloroacético.
Habitualmente se realizan varias sesiones, más o menos espaciadas en el tiempo. Su periocidad irá tanto en función del objetivo como del agente que se haya utilizado durante el tratamiento.

POST-TRATAMIENTO
Cada sesión puede durar entre 30 y 60 minutos. Se trata en todos los casos de tratamientos ambulatorios.
Al finalizar el tratamiento se establecen las pautas de mantenimiento y los cuidados de limpieza, hidratación, nutrición y protección.

 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat